Las plantas de luz o generadores eléctricos son máquinas que trasforman diferentes tipos de energía en energía eléctrica. Hay varios tipos de generadores, los cuales dependen de sus características, siendo una de las más importantes el tipo de energía que les da suministro.

Hay generadores que convierten energía térmica en energía eléctrica, hay generadores de combustión y otros que convierten la energía mecánica en energía eléctrica.

¿Pero cuando se hicieron las primeras plantas de luz?

Las primeras plantas de luz o generadores de energía se conocen como ‘carga electroestática’, los cuales, generaban grandes cargas de electricidad estática a voltajes muy altos con corrientes bajas. Estos tienen su origen a finales del siglo XVII, aunque no existieron máquinas que usaran dicha energía hasta mediados del siglo XVIII.

Dichos generadores usaban discos metálicos, los cuales eran cargados por medio del efecto triobeléctrico, aunque después se usaron los sistemas de inducción electroestática, los cuales se comenzaron a desarrollar a mediados del siglo XVIII.

Estos primeros generadores tenían el propósito de servir para experimentos e investigaciones, incluso como demostraciones. Las cargas que generaban y la poca duración no podían ser usadas para otros fines más prácticos. Los primeros usos prácticos que se les dio fue en el generador Van de Grafff, que tenía amplias aplicaciones en la química, y en la maquina Wimshurst.

Con el paso de los años y los avances en cuanto a la teoría eléctrica y el magnetismo, se hicieron generadores mucho más eficientes. El origen de estos nuevos generadores se le atribuyen a Anyos Jedlik, quien creo los primeros dispositivos rotantes por medio de un dispositivo electromagnético. Sin embargo, él jamás patento su generador, sino que fue hasta mucho tiempo después que Ersnt von Siemens y Charles Wheatstone patentaron el tipo de generador.

Las plantas de luz que se tienen hoy en día siguen funcionando bajo muchos de esos principios, aunque con el avance de la tecnología y la ciencia son mucho más eficientes y se han descubierto nuevos métodos de transformar energía.