En pocas palabras, las plantas de luz son generadores eléctricos, los cuales abastecen de luz o energía eléctrica un lugar. Esta máquina se puede encontrar en una gran cantidad de modelos y marcas, las cuales se intentan ajustar a las distintas necesidades que los consumidores puedan tener.

Generalmente, estas plantas de luz se usan para abastecer de energía eléctrica un lugar remoto en donde no hay ningún suministro eléctrico, como puede ser una zona boscosa, el desierto u todo lugar en el que no haya las instalaciones necesarias para tener electricidad.

Las plantas de luz también son una excelente opción para aquellos lugares en los que sea sumamente necesario tener un suministro de luz en todo momento, como puede ser el caso de una industria, una oficina, tienda, etc… Hay muchos negocios en los que es necesario contar con una planta de luz de emergencia para brindar seguridad, como puede ser el caso de laboratorios u hospitales.

Cómo funcionan las plantas de luz?

Plantas de luz

A cualquier maquinaria que convierta energía de un tipo en energía eléctrica se le llama planta de luz, y que esa energía se pueda usar para alimentar un lugar o una maquinaria (por lo menos), aunque también hay generadores eléctricos que no son considerados plantas por el bajo voltaje, aunque en esencia su funcionamiento es el mismo.

Estas plantas necesitan un pequeño sistema de arranque que permite poner en marcha la maquinaria, gracias a un jalón mecánico o a un pulso de corriente. Cuando se haya puesto en marcha, comienza a quemar el combustible, el cual permite mover un embobinado alrededor de un imán permanente, o bien, puede ser un electroimán en el caso de plantas más grandes, y esto produce una corriente eléctrica.

Esta energía es generada por el principio de Faraday, que indica que el conductor es desplazado sobre el campo magnético, generando una corriente eléctrica que nos permite abastecer de energía un lugar.