El diseño de las parrillas limita la cantidad de aire caliente que entra en contacto con los alimentos, produciendo un calor muy uniforme (no hay puntos calientes o fríos), mientras que usa menos combustible que los asadores de gas tradicionales.